viernes, 28 de marzo de 2014

LOS SIETE MAGNÍFICOS



Sí, sí..., ya sé que sólo hay seis atletas en la fotografía, pero no puedo dejar de acordarme del mítico western de Johs Sturges cada vez que la miro pues probablemente yo podría estar allí, junto a ellos, de no haber tenido que correr aquel día algún cross o un 1.500.
 La imagen, tomada en la pista de atletismo de la Ciudad Deportiva de Carranque, recoge los instantes previos a la salida de un 800, y en ella se pueden ver, de izquierda a derecha, a Francisco Espejo, Tristán González, Miguel Bandera, Juan Sarria, Rafael Morales y Erik Berg Madsen.

Francisco Espejo, Tristán González, Miguel Bandera, Juan Sarria, Rafael Morales y Erik Berg Madsen en los instantes previos a una salida de 800 metros en la pista de atletismo de Carranque en 1982 (Fotografía: Leal)

 Le he preguntado a Miguel Bandera por la fecha de la prueba y me ha dicho que es de febrero de 1982 (el año del ascenso a División de Honor en Fuenlabrada). También me ha comentado detalles curiosos, como que ni él ni Juani llevan la camiseta oficial del club CAIM, en el que todos militaban por entonces, porque las de la talla L no llegaron hasta más tarde. Juan corrió con la de la temporada anterior. Y dos apuntes de premio: salió de liebre marcando el ritmo Tristán, que pasó a 54.5, y Miguel hizo una marca de 1.59.5 en una carrera que ganó Francisco Espejo con 1.54.
 No sé si alguno más de ellos se acordará de su orden de llegada o de los tiempos que les cronometraron, pero de ser así les ruego que lo apunten aquí a modo de comentario. Juan Sarria no se acuerda de nada de eso, pero me apunta que el atleta que se ve de pie y de espaldas, a la derecha de la imagen, es su hermano Manolo Sarria quien estaba participando en la prueba de longitud.

 En fin, ya de paso, aprovechen los lectores de este blog para revisar ese magnífico western, curiosa adaptación de la película de Akira Kurosawa Los siete valientes, Los siete samurais. La banda sonora de Elmer Bernstein no tiene desperdicio.





 Por cierto, ahora que lo pienso, encuentro cierta similitud entre ese grupo de pistoleros que aceptan un trabajo, no por dinero, sino por la oportunidad de volver a la acción, y ese otro grupo de atletas que, por lo mismo, se están volviendo a calzar las zapatillas deportivas. Ánimo a todos ellos.

5 comentarios:

  1. Que tiempos aquellos, y que buenas marcas en el ochocientos, sobre todo teniendo en cuenta el mal estado de la pista que se aprecia en la fotografía. Del tartán no quedaba ni rastro, una pena que no estés tu en la foto Peri.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí que es una lástima. Pero bueno, estoy en otras que ya iré subiendo. Por cierto, el material de la pista no era tartán sino vitunvelo o vitumbelo, una marca de compuesto sintético que ya no existe y que se pulió rápidamente. La verdad es que hacíamos unas marcas cojonudas en competiciones y entrenamientos con la porquería de pista que teníamos. Y no te digo nada cuando llovía mucho y teníamos que correr sobre dos o tres dedos de agua. Pero qué te voy a decir a ti que también lo has sufrido. Como tú dices: ¡¡Qué tiempos aquellos!!

      Eliminar
    2. Quizás sea Bitumbelo. Tampoco viene en el diccionario, pero mi amigo Ignacio González Franco, me envía un correo que recoge el siguiente comentario de un atleta veterano (Fernando Campomanes) a la RFEA:
      "[...] No puedo admitir que el campeonato sea otra vez en Águilas. Aparte de los inconvenientes que te apunté ayer, para mí los motivos insalvables son el estado de la pista, como lo está ya la de Avilés, más dura que el bitumbelo que no sé si lo conociste, y el fuerte calor que..."
      ¡¡Gracias por el apunte!!

      Eliminar
  2. Preciosa entrada. Y como ya te comenté en alguna otra anterior, todo eso ayuda a que alguna vez se haga una historia del atletismo malagueño. Saludos, Manolo Morales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manolo.
      Ya hay un trabajo al respecto. Sus autores son José Luis García Cobos y Pablo Portillo Strempel, que en 2010 publicaron "Las Carreras Pedestres de Fondo en la ciudad de Málaga". La pena es que es una edición no venal, es decir, que no se vende en las librerías. Lo editó el Ayuntamiento de Málaga y la Fundación Deportiva Municipal.
      Aprovecho la ocasión para saludar a José Luis y a Pablo Portillo, y de paso les comento que tengo algunas correcciones y añadidos que pasarles por si se deciden a sacar una segunda edición.

      Eliminar