miércoles, 27 de junio de 2018

SOBRE MUHAMMAD ALI Y ALGO QUE NO VAN A CREER PERO QUE ES COMPLETAMENTE CIERTO


Al poco de fallecer Mohamed Ali, un alumno vino a clase con una camiseta en la que se veía al boxeador con los brazos alzados en señal de victoria, así que aproveché el momento para hablar del deceso y de lo que aquel deportista de Kentucky significó para los jóvenes que no querían ir a la guerra de Vietnam, los negros que eran discriminados en su propio país y los musulmanes estadounidenses a los que dio visibilidad con su conversión al Islam –un hecho que le llevó a abandonar el nombre de Cassius Clay–.
 Recuerdo que era uno de esos calurosos días de junio. El mes todavía no había llegado a su mediación y los alumnos estaban agitados por la inminencia de los exámenes de recuperación y el final del curso. Han pasado dos años, y tampoco se me olvida el momento en el que una alumna levantó el brazo tímidamente para decir que una tía de su madre había estado casada con aquel boxeador. “¡¿Cómo?!”, exclamé con los ojos como platos. “¿No me estarás tomando el pelo, no?”, le pregunté. “Que no, maestro, que es de verdad. Que me lo contó mi madre el otro día", me dijo apurada. 
 Habían visto en el televisor las imágenes del cortejo fúnebre por las calles de Louisville, cuando miles de personas salieron a despedirlo coreando su nombre. Y mientras veían pasar la comitiva, su madre rescató aquella historia que ellas desconocían. Y digo ellas porque son tres las hermanas Moussaid, nacidas en España de padres marroquíes. "¿Y la tía de tu madre está todavía viva?" "Sí, pero vive en Londres". "¿Y cómo se llama?" "Zohoor". "¿Y tienes alguna foto de ellos juntos?" "No sé, tengo que preguntarle a mi madre".
 Durante el recreo estuve hurgando un poco en el asunto. Google me decía que Muhammad se había casado cuatro veces: con Sonji Roi, Belinda Boyd, Veronica Porsche y Yolanda Lonnie Williams. Ninguna era marroquí. A la clase siguiente se lo hice saber a Maroua, y ella me dijo que le preguntaría a su madre. La respuesta fue que no habían estado casados, sino a punto de casarse. Y tenía algunas fotos de ellos. "Maroua, me parece a mí que el trabajo de esta evaluación me lo vas a hacer sobre la vida de Mohamed Ali y todo esto". "Pero, ¿puedo hacerlo a mano o tiene que ser a ordenador?" "Como quieras, mientras me cuentes la historia...".
 Y he aquí parte de ese trabajo.
Al margen de sus relaciones formales, Alí, que tuvo fama de mujeriego e infiel, tuvo relaciones con otras mujeres, algunas furtivas y otras más duraderas. Zohoor, mi tía abuela de parte de madre, fue una de sus amantes. Tuvieron una relación pero nunca se llegaron a casar, aunque lo planearon muchas veces. Su encuentro fue en Las Vegas, en los antiguos casinos. Ella era una fanática de los casinos, le volvían loca, y siempre estaba allí. Se entendieron pronto: compartían religión, y a ella le apasionaba el boxeo y siempre iba a sus combates. 
 A parte, ella tenía su propia vida llena de riquezas, ya que jugaba mucho en los casinos y era una excelente jugadora. También tenía sus propios negocios en Londres por las calles de Harrods.  Ella es de origen marroquí, nacida en Rabat la capital de Marruecos. Salió muy joven de su casa en busca de aventuras. Londres es donde reside actualmente, pero por desgracia se encuentra ingresada en un hospital porque tiene Alzheimer.
Zohoor y Muhammad Ali durante su noviazgo

 Maroua irá este verano a Marruecos, y me ha prometido buscar más fotos y hablar con más familiares para profundizar en la historia. "Aún no he tenido el placer de conocerla, pero sigue viva".

 El pasado viernes aproveché que era el último día de clases y que llegan las vacaciones de verano –que es cuando más tiempo libre hay– para recomendarles un par de libros a los alumnos. Sé que muchos llegan a la literatura a través de los cómics, así que les mostré dos novedades de tapa dura con el empaque que tienen ahora las novelas gráficas. Una de ellas es la biografía de Muhammad Ali con guión de Sybille Tiyeux de la Croix y dibujos de Amazing Améziane (editado por Flow Press) y la otra es la historia de Zátopek, uno de los mejores corredores de la Historia, con guión de Jan Novák y dibujos de Jaromir 99 (editado por Aloha! Editorial).


 En clase tengo un alumno de Mali al que le vuelven loco las artes marciales y el boxeo. Se llama Harouna Doumbia, y el solo hecho de verlo me recuerda lo mucho que me gustó su país. "Muhammad Ali es negro y musulmán, como yo. Es mi héroe", me dijo tras lanzar un par de jab al aire. Después me pidió que le prestase el cómic y se sentó en la grada a verlo. Incluso quiso posar con él para la foto. "Luego me la manda, eh, maestro". Amagué un gancho, y me sonrió dejando ver sus dientes blancos. Este verano vuelve a su país por vacaciones. "Doumbia, algún verano voy a ir a África a verte". "Sí, sí, maestro. Tiene que venir. África es increíble". "¿Increíble como Ali?" "Ja, ja, increíble como Ali".

Harouna Doumbia con el cómic de Muhammad Ali, editado por Flow Press
Fotografía: Pedro Delgado

Harouna Doumbia con el cómic de Muhammad Ali, editado por Flow Press
Fotografía: Pedro Delgado



https://flowpress.media/producto/muhammad-ali/

jueves, 21 de junio de 2018

DE CUANDO BAHAMONTES GANÓ LA I VUELTA CICLISTA A MÁLAGA


Federico Martín Bahamontes, Campeón de la I Vuelta Ciclista a Málaga

Hace poco más de un mes la ciudad de Toledo homenajeó a su ciclista más ilustre: Federico Martín Bahamontes. A sus 89 años, el primer español que ganó el tour (1959) descubrió su estatua en un acto al que asistieron Pedro Delgado, Miguel Indurain y Carlos Sastre. Cuentan que la alcaldesa le dio a elegir el emplazamiento y que él, como no podía ser de otra manera, optó por una cuesta. Por ello se le ve en el bronce de pie sobre la bicicleta, como el gran escalador que era, haciendo gala de su impecable estilo.

Escultura en bronce de Federico Martín Bahamontes en Toledo

 La escultura a tamaño natural del "Águila de Toledo", obra de Javier Molina Gil, se ha instalado finalmente junto a la cuesta de Armas, en el paseo del Miradero, desde donde se contemplan las vegas del Tajo y parte de las murallas y las entradas de la ciudad. El escultor valenciano Javier Molina Gil realizó la obra tras ganar la II edición del Premio Bienal de Escultura Julio Pascual, una iniciativa de la Fundación Soliss para saldar las deudas que Toledo tiene con sus personajes más ilustres y, ya de paso, embellecer aún más la ciudad.

Federico Martín Bahamontes contempla el modelado en barro de su escultura en el taller de Javier Molina Gil. (Fotografía: David Blázquez)

 "La miro y me veo en ella, en cada gesto, desde el primer día, desde que presentaron la maqueta: así escalaba yo", dijo Bahamontes encantado la primera vez que visitó el taller del escultor.

El escultor Javier Molina Gil en su estudio con Federico Martín Bahamontes
Fotografía: as.com

Federico Martín Bahamontes en el estudio del escultor Javier Molina Gil
Fotografía: David Blázquez

"La obra es el colofón a una historia que se remonta a 1959, a un país pobre y aislado, del que surgió un enjuto toledano que conquistó nada menos que el Tour de Francia"
Juan Gutiérrez

Vídeo resumen de la vida de Bahamontes con motivo
de la inauguración de su escultura (Fundación Soliss)

 Como me gustan los homenajes en vida, me he querido unir al mismo con esta fotografía en blanco y negro con la que abro la entrada. Es del año 1953, cuando Federico Martín Bahamontes ganó a I Vuelta Ciclista a Málaga.



 La he encontrado en el libreto de la X Vuelta Ciclista a Málaga que se celebró en el año 1970, una joya que me han prestado los hijos de Campos Lorca y que aquí les muestro en su totalidad.


 

































 




 


 











Nota: En otra entrada mostraré el libreto de la XII Vuelta Ciclista a Málaga que se celebró en 1972, cortesía también de los hermanos Campos.

https://pedrodelgadofernandez.blogspot.com/2018/03/la-ultima-escapada-homenaje-manuel.html