domingo, 17 de septiembre de 2017

COMIENZA LA ASCENSIÓN


Pedro Delgado Fernández en la Carrera Urbana Ciudad de Málaga 2012
(Fotografía: José Chinchilla)

Ahora que he vuelto de un largo viaje por Albania, trato de ponerme al día con la prensa y los correos atrasados. Entre estos últimos, acabo de leer el relato que mi amigo Sergio Barce lanza a las redes desde su blog. Lleva por título Recuerdo un pequeño taller de bicicletas, y está incluido en su libro de cuentos Paseando por el zoco chico (Ediciones del Genal, 2015). Como en él aparece la figura de Eddy Merckx, el Caníbal, escalando una de esas montañas imposibles del Tour, y como el pasado viernes comenzamos el nuevo curso escolar, he pensado en la comparación que podemos hacer entre una cosa y la otra: el calendario escolar como el largo puerto que hemos de coronar, alumnos y profesores, si queremos alcanzar la meta allá por junio. Nos aguardan tres metas volantes, mucho esfuerzo y quizás algún que otro contratiempo pero si pedaleamos con ganas desde el principio seguro que todo será más fácil. ¡Ánimo a todos! Dan la salida y comienza la ascensión.


RECUERDO UN PEQUEÑO TALLER DE BICICLETAS
Por Sergio Barce

Recuerdo que había un pequeño taller de bicicletas enfilando la calle Cervantes, camino del Cine Avenida, a pocos metros de la bocacalle del callejón del Ideal. El encargado se llamaba Yasim. Yo llevaba allí mi bici plegable cuando se le rompía la cadena o se le pinchaba una rueda. De las paredes del local colgaban llantas con radios brillantes y otras con los radios oxidados, gomas y cámaras desinfladas, sillines usados, manillares de bicicletas de carrera y manetas de freno. Había un poster de Eddy Merckx el Caníbal subiendo la montaña enfundado en el maillot amarillo del Tour de Francia del 70.

Eddy Merckx, el Caníbal, con el maillot amarillo del Tour de Francia de 1970

 Para encontrar el pinchazo de la rueda, Yasim echaba un rápido vistazo por la cámara y, cuando creía haber dado con el punto por donde presumiblemente se evaporaba el aire, sobre la yema de su dedo índice depositaba saliva, una saliva densa y blanca, que luego aplicaba sobre el posible pinchazo. Aguardaba entonces unos segundos para comprobar si la saliva regurgitaba; si se formaban pompas era que había acertado. Luego, sólo era cuestión de parchearlo.
 Recuerdo que, a veces, había que esperar un buen rato cuando Yasim se tomaba un té, larachensemente, o se ponía a hablar con un amigo que iba camino de la Plaza y se había detenido a saludarlo. Hasta que no acabara de beberse el vaso de té verde o de hablar con su amigo, no había nada que hacer. En esos casos, me sentaba en la acera de enfrente, bajo la larga pared blanca sobre la que caía pesadamente el sol de la tarde. Cuando por fin decidía repararla, le pagaba y safi baraka, a  pedalear de nuevo dejando atrás el cine, bajando la cuesta del mercado a toda velocidad sin dejar de tocar el timbre para que los peatones se apartaran...
 Había también, en el pequeño taller, bicicletas de alquiler, y motocicletas de pequeña cilindrada. Olía a goma y a pegamento, y a gasolina y aceite.
 Recuerdo a un anciano que siempre aparecía cuando iba al taller. Alquilaba una bicicleta alta, de barra horizontal y manillar de carrera, aerodinámico, y con palanca de cambio de velocidades. Resultaba llamativo ver a un hombre tan mayor, con una bici tan moderna. Más curioso aún era el hecho de que vestía con una chillaba espartana, marrón, áspera, que se arremangaba para poder subir y sentarse en el sillín. Se ataba las perneras de su pantalón gris con unas pinzas de madera, de las que se usan para colgar la ropa, y antes de ponerse en camino se cubría la cabeza con la capucha de la chillaba. Apenas se le veía entonces el rostro. Se marchaba así, muy lentamente, tan despacio que parecía no tener fuerzas suficientes para dar un pedaleo. Pero poco a poco se alejaba por la calle, y no regresaba hasta la noche, cuando Yasim iba a cerrar, a la misma velocidad a la que se había ido por la mañana. Su silueta se recortaba al final de la calle Cervantes, bajando desde la avenida Mohamed V, y verlo era como contemplar a un siniestro fantasma que flotara sobre una luciérnaga. La luciérnaga, claro, era el faro de la bicicleta, y el fantasma su cuerpo embozado en la chillaba que, en la noche, se confundía con la oscuridad.
 Cuando devolvía la bicicleta, solía traer una bolsa con palmitos y yerbabuena colgada del manillar, se la entregaba a Yasim y se marchaba a grandes zancadas. Hasta otro día. No sé si con eso pagaba el alquiler de la bici, o si era un regalo que le hacía o simplemente un encargo. Pero el caso es que nunca abrió la boca, ni siquiera para saludar.
 El taller abría temprano. Al ir al colegio, yo pasaba por la puerta, aprisa, para no llegar tarde, y veía de reojo a Yasim sentado en un taburete de madera, con un vaso de té entre las manos, saboreándolo, antes de meterle mano a la faena, rodeado de bicicletas y de motos de pequeña cilindrada, y entre sorbo y sorbo se quedaba mirando a Eddy Merckx, el Caníbal, escalando la montaña, enfundado en el maillot amarillo del Tour de Francia del 70, soñando quizá que iba en el pelotón perseguidor...

lunes, 24 de julio de 2017

¡¿CÓMORR?!


Mi paisano el humorista Chiquito de la Calzada
Fotografía: Jesús Domínguez

"Por la gloria de mi madre", me creía que era una noticia falsa; sin embargo, aparece en un montón de medios.

Las niñas saudíes podrán acudir a clases de Educación Física

Las escuelas públicas de Arabia Saudí impartirán la asignatura de Educación Física para niñas el próximo año académico, un paso hacia el aperturismo social que ya fue aprobado en 2014 pero que no se llevó a la práctica. [...]

"¿Cómorr?" ¿Es que no tenían Ed. Física? "¡No puedor, no puedor!" ¿Te dah cuen?" ¿Pero en qué siglo vive esta gente? Y encima dicen que el tema ya fue aprobado en 2014. "Me cago en tus muelas", ¡si estamos en 2017! "¡Jarl!" "No puée sé". "¡No te digo trigo por no llamarte Rodrigo!"
 "¡Hasta luego, Lucas!"

 Por si no se lo creen:


sábado, 24 de junio de 2017

YOUNG SÁNCHEZ Y EL BOXEADOR DEL THYSSEN


"Había ganado, pero no supo hasta el último momento si iba a ganar o a perder, porque los boxeadores viejos se derrumban de pronto, pero no dan ni un síntoma de flaqueza, de agotamiento; un indicio que pueda animar al contrincante durante el combate".
Young Sánchez -Ignacio Aldecoa- 

A veces una película me lleva a una novela, o viceversa; sin embargo, esta vez ha sido un cuadro el que me ha llevado a un libro. Dos obras, la pictórica y la literaria, que beben del realismo y que tienen como protagonista a un boxeador.

 Ocurrió en el Museo Thyssen de Málaga, en la exposición temporal que lleva por título La apariencia de lo real. Cincuenta años de arte realista en España (1960-2010). Estaba recorriendo la penumbra de sus salas, disfrutando de los cuadros de Antonio López, María Moreno e Isabel Quintanilla, y lamentando la falta de más obras de Claudio Bravo, del que sólo hay un lienzo, cuando me topé con El boxeador de César Galicia, una obra más hiperrealista que realista, pues uno cree estar no ya ante una fotografía, sino ante ese exdeportista ajado por los golpes y la vida que nos mira directamente a los ojos en una pose en la que parece que nos estuviese esperando.

El boxeador, obra de César Galicia (Madrid, 1957)
Acuarela y grafito sobre tabla, 291 x 94 cm, 1988
Colección particular, Dallas (Texas)

-"¿Te encuentras en forma?" -me preguntó al verme- "Se te ve flojo de piernas".
-"Ya".
-"No te descuides" -me advirtió desde la tabla.
-Es que sigo con la fascitis plantar.
-"Necesitas más tiempo. El año que viene, seguro... No tengas prisa".

 No era un boxeador anónimo quien me hablaba, sino Paco Young Sánchez, pues por alguna extraña razón el modelo me remitía al personaje del cuento de Ignacio Aldecoa. Y eso que en aquel momento todavía no había leído el relato. Fue al volver a casa cuando cogí el libro de la estantería. Lo tenía en ella de cara, porque me gustan los guantes que cuelgan en la portada bajo el titulo: Young Sánchez y otros cuentos.

Young Sánchez y otros cuentos, Manuel Alcántara y La apariencia de lo real en el Thyssen Málaga
Fotografía: Pedro Delgado

 Leí del tirón el cuento principal, dedicado por cierto al poeta y articulista malagueño Manuel Alcántara, cuyas crónicas de boxeo aún son recordadas, y ocupé con los demás tres o cuatro tardes, alargando el disfrute que da descubrir a un escritor de altura.

 Efectivamente, fue Paco Young Sánchez quien me habló en el museo, ese mecánico madrileño que unas cuantas décadas atrás buscó salir de la pobreza en el cuadrilátero. Al joven que era entonces le aguardaba un combate decisivo en Valencia, una pelea que habría de marcar su futuro, un tiempo que queda sin alumbrar en el relato, pues éste termina con el sonido de la campana que inicia el combate. El cuadro de César Galicia tampoco nos da muchas pistas. El que nos mira es un tipo austero al que le pudo ir bien o mal, un rostro anónimo marcado por los golpes, con un punto de dignidad y amargura. En los cuentos de Ignacio Aldecoa (Vitoria, 1925-Madrid, 1969) no pasa nada y pasa todo, como en la vida, pero uno disfruta de sus atmósferas, de la precisión de su lenguaje y de su fuerza poética y social. En muchos aspectos este libro me ha recordado a otro que lleva por título La soledad del corredor de fondo, del inglés Alan Sillitoe, un libro que he leído en dos ocasiones y al que he de volver algún día para escribir una entrada en este blog.


 Mario Camus, director de esa maravilla que es Los santos inocentes, adaptó al cine Young Sánchez; aunque he leído que la trama no sigue al relato.


 No he visto la película, así que no puedo opinar sobre ella. Lo que sí he visto en internet son algunas de las fotografías que hizo Ramón Masats sobre el mundo del boxeo.

Neutral Corner (Esquina Neutral). Fotografía: Ramón Masats
Museo Reina Sofía

 Me refiero a las de Neutral Corner, el libro que editó Lumen en 1962 (Alfaguara lo reeditó en 1996) con textos de Ignacio Aldecoa, un libro del que Josefina Aldecoa, la viuda del escritor, decía lo siguiente:
"Neutral Corner es la obra más hermosa de Ignacio, porque en sus páginas hay algo más que su literatura: en ningún otro escrito suyo está tan incorporado Ignacio hombre. Es cierto que se trata de un libro metáfora: Ignacio amaba el riesgo y encontró en el boxeo una representación de aquello que dijo Saint-Exupery, y que él compartía, acerca de que lo que mide a los individuos son los obstáculos a que han de enfrentarse. Cuanto más peligro haya en franquear estos, más fascinante es lo que les ocurre".
 No tengo este libro, pero el día que caiga en mis manos volverá a aparecer por aquí.

Nota: Como siempre que escribo de boxeo, esta entrada está dedicada a mi tío abuelo José Acosta Florido, "La Pantera Malagueña", boxeador en la década de los cuarenta.

https://pedrodelgadofernandez.blogspot.com.es/2016/01/el-profesional.html

https://pedrodelgadofernandez.blogspot.com.es/2016/01/por-que-una-novela-de-boxeo-en-un-blog.html

https://pedrodelgadofernandez.blogspot.com.es/2016/09/golpes-de-gracia.html

sábado, 27 de mayo de 2017

EMULANDO A GRAHAM HILL

Ahora que Fernando Alonso se ha propuesto conquistar la Triple Corona (GP de Mónaco, 500 Millas de Indianápolis y 24 Horas de Le Mans), un hito que sólo consiguió Graham Hill, el que fuera bicampeón de Fórmula 1 en los años 60, me he acordado de la cazadora que conservo desde la preadolescencia en el armario. Me refiero a aquella azul que tenía un bolsillo de ojal con solapa con la firma del piloto británico, esa que tantos llevábamos a finales de los años 70. La mía está como nueva, y lo más increíble es que todavía entro en ella, prueba fehaciente de que nuestras madres nos compraban la ropa grande, bien grande, para que la pudiésemos seguir usando si dábamos el estirón.

Chaqueta Graham Hill del año 78
Fotografía: Pedro Delgado

Detalle bolsillo chaqueta Graham Hill año 78 (Fotografía: Pedro Delgado)

Graham Hill, campeón de las 500 Millas de Indianápolis (1966)

"Yo soy un artista, la pista es mi lienzo y mi coche mi pincel". 
Graham Hill

El piloto británico Graham Hill
(no me negaran que tenía pinta de gentleman)

Nota: Desde este blog le deseo mucha suerte a Fernando Alonso. La va a necesitar.

jueves, 25 de mayo de 2017

DE LOS ALL BLACKS, EL LIBRO DE LA FAMA Y EL RUGBY EN MÁLAGA


http://www.gallonero.es/el-libro-de-la-fama/

Ahora que el jurado del premio Princesa de Asturias de los Deportes ha galardonado a la selección de rugby de Nueva Zelanda, por sus extraordinarios éxitos deportivos y por reflejar grandes valores como la solidaridad y la deportividad y ser un ejemplo de integración social y cultural, es el momento de presentarles el nuevo libro "deportivo" de Gallo Nero: El libro de la fama. En él, el escritor neozelandés Lloyd Jones nos cuenta la mítica y exitosa gira que iniciaron los All Blacks por Europa en 1905, cuando comenzaron a forjar su leyenda en el mundo del rugby.
"Lloyd Jones narra con un estilo medido y conmovedor, entre las notas de viaje y la poesía, entre la épica y la historia cotidiana, la mítica gira que dio a conocer al mundo entero un deporte y un equipo inigualable: los chicos vestidos de negro, que entusiasmaban a las multitudes con su juego y con su misteriosa danza maorí, cosecharon en esta gira ochocientos treinta puntos y solo concedieron treinta y nueve en contra".

Luis Felipe Mendez saltando en una touch durante un encuentro de la liga andaluza de 1985
Partido entre el Club Universidad de Málaga y el Club Amigos del Rugby de Sevilla
Ciudad Deportiva del Málaga en Teatinos

 Frente a los desmanes que se ven tan frecuentemente en el fútbol, el rugby es un deporte en el que no se admiten ni las protestas al árbitro ni las faltas de respeto a los rivales, que son considerados como amigos y con los que se comparten unas cervezas en el tercer tiempo, cuando los focos ya se han apagado y el estadio se ha quedado vacío. Me parece genial que premien los valores de un deporte en el que a nadie se le ocurre simular una lesión y en el que al público que no sabe comportarse se le invita a marcharse. Es más, el otro día contaba Héctor Barbotta que los equipos nunca abandonan el vestuario tras un partido sin haberlo dejado limpio y recogido, tal y como se lo encontraron al llegar; una tarea que asumen incluso cuando acaban de ganar la final de una Copa del Mundo. "Como se sabe -decía Barbotta-, el fútbol y el rugby tienen un origen común, el 'football' que comenzó a jugarse en los colegios ingleses a comienzos del XIX. Pero a partir de 1823 sus caminos se bifurcaron y discurrieron por sendas diferentes. Tristemente diferentes".

 Por último, y no podía ser de otra manera, quiero dedicar esta entrada a mi amigo Luis Felipe Mendez Banderas, uno de los pioneros del rugby en Málaga, al que le he pedido unas fotografías para ilustrar esta entrada. Como él bien dice, eran tiempos sin móviles y sin grandes fotos.
"Nosotros jugábamos donde podíamos y sin medios de ningún tipo, y se conservan realmente muy pocas imágenes de la época".
Historia viva del rugby en Málaga.

Horacio pateando la pelota con el Club de Rugby Universidad de Málaga (1985)

Luis Felipe Mendez (a la izquierda) y un compañero del Club de Rugby Universidad de Málaga
Liga Andaluza, Málaga 1985

Chicho, el entrenador, impartiendo una charla en el descanso de un partido
Ciudad Deportiva del Málaga en Teatinos. Liga Andaluza, Málaga 1985

Equipo de Rugby de Málaga en 1983

Equipo de Rugby de Málaga en 1985

Equipo de Rugby de Málaga en Sotogrande (1985)

Equipo de Rugby de Málaga temporada 87-88

Y muy gustosamente, animo a los protagonistas de estas imágenes a dejar un comentario con sus impresiones o recuerdos de aquella época.

viernes, 12 de mayo de 2017

BIENVENIDOS


Obra de Rogelio López Cuenca, esmalte sobre metal. 90x60 cm.
Producida por primera vez para el proyecto Mais do que ver (Oporto, 1996)
Versión en español en el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo de Sevilla

En estos tiempos en los que parece que los inmigrantes tienen la culpa de todos los problemas del país y se cierran fronteras, viene bien rescatar esta obra del nerjeño Rogelio López Cuenca.
 Desde hace mucho tiempo, hablar de Arte Contemporáneo en Málaga y en España es hablar de Rogelio López Cuenca, al que Metrópolis ya le dedicó uno de sus monográficos el año pasado en Televisión Española. Lo que muchos no saben en el mundo del atletismo es que estamos hablando del hermano de Enrique López Cuenca, presidente de la Federación Andaluza de Atletismo y vicepresidente primero de la Real Federación Española, al que todos los atletas malagueños le tenemos un cariño especial, por lo buena gente que es y porque se deja la piel en pro de este deporte.

El artista Rogelio López Cuenca, el presidente de la Federación Andaluza de Atletismo Enrique López Cuenca y el profesor de filosofía del arte en la Universidad de las Américas en México Alberto López Cuenca.


http://www.lopezcuenca.com/index.html

 Y todo esto viene a cuento porque el mes pasado asistí a una nueva actividad del plan VECA que organiza mi queridísima Yolanda Amate* en el IES Vicente Espinel, también conocido como Gaona, un centro que ha cumplido 170 años de vida como referente de la educación pública en Málaga y que ha sido galardonado recientemente con la Medalla de Andalucía por su labor educativa a lo largo de tantísimos años**. La charla, impartida por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), versaba sobre la situación de los refugiados y las crisis migratorias. Si les interesa el tema, pueden leer el post que escribí sobre la jornada en mi otro blog.

https://cartadesdeeltoubkal.blogspot.com.es/2017/05/refugiados-en-un-mundo-que-no-ofrece.html

*Con la colaboración de la directora del centro Julia del Pino y los jefes de estudio Rafael Maldonado y Juan Manuel Rodríguez.

**El pasado día 9 se le entregó también al centro un Reconocimiento especial del Programa Incorpora de "La Caixa", con el que se valora el trabajo realizado en las enseñanzas de adultos, especialmente con el alumnado de secundaria, ya que el  instituto colabora, desde hace unos años, con la organización "Málaga Acoge" en la inclusión escolar de una población con elevado riesgo de exclusión social y laboral.

martes, 25 de abril de 2017

CORRER EMBARAZADA II


Beatriz Jiménez Tomé corriendo embarazada la XXXIV Carrera Urbana Ciudad de Málaga
(Carrera del Corte Inglés 2012. Fotografía: Salvador Moreno)

Salvador Moreno ya ha subido la crítica literaria de Correr embarazada (Desnivel Ediciones, 2016) a su página web (El loco que corre), añadiéndole esta bonita fotografía de Beatriz Jiménez tomando la salida de la XXXIV Carrera Urbana Ciudad de Málaga. Como pueden apreciar en la imagen, Beatriz corrió embarazada aquel mes de octubre de 2012.

Correr embarazada de Mª Luisa Baena Reyes (Desnivel Ediciones, 2016)
Fotografía: Lucía Rodríguez

 Desde aquí les invito a visitar mi sección de crítica literaria en la página web de El loco que corre, donde podrán leer acerca de otros libros relacionados con el atletismo.


 Y como hay más vida fuera del deporte, también les invito a leer mi último libro: Carta desde el Toubkal, finalista del VII Premio Desnivel de Literatura de Montaña, Viajes y Aventura.

https://cartadesdeeltoubkal.blogspot.com.es/



sábado, 22 de abril de 2017

LEER ES SEXY


Nuria Rothschild leyendo en la piscina. Fotografía: Gorka Postigo (SModa*)

La semana pasada se me quedó esta imagen prendida en la retina, así que aprovechando que mañana domingo se celebra el Día Internacional del Libro, no he podido resistirme a compartirla con todos ustedes. Como dirían los amigos de Gallo Nero, con su Reading is sexy, leer es hoy más sexy que nunca.

Steve McQueen
Reading is sexy (Gallo Nero Ediciones)

Audrey Hepburn
Reading is sexy (Gallo Nero Ediciones)

Paul Newman
Reading is sexy (Gallo Nero Ediciones)

James Dean
Reading is sexy (Gallo Nero Ediciones)

 Por cierto, no sé si la modelo estará leyendo Fahrenheit 451, pero sobre la pila de libros le aguarda El Decamerón,  así que no me extrañaría que entrase en combustión cuando le llegue su turno. Como el del cartel que anunciaba la tercera edición de Málaga 451: la noche de los libros, celebrada ayer en La Térmica con gran éxito de público.



miércoles, 19 de abril de 2017

CORRER EMBARAZADA: UNA CARRERA DE NUEVE MESES


Correr embarazada (Desnivel Ediciones, 2016), obra de Mª Luisa Baena Reyes
Fotografía: Lucía Rodríguez

Absorto en la enorme flor que luce en el pelo, no me fijo en el otro detalle, y, para cuando lo hago, la ochocientista estadounidense está iniciando la última vuelta. Por increíble que parezca, Alysia Montaño corre con el abultado vientre de las embarazadas, lo que explica que lo haga tan alejada de los puestos de cabeza, algo inusual en una corredora que se caracteriza por tirar fuerte del grupo.


Alysia Montaño corriendo embarazada en los Campeonatos de Atletismo de Estados Unidos

 Han pasado más de dos años de aquellas imágenes que nos depararon los Campeonatos de Atletismo de Estados Unidos, cuando la atleta compitió embarazada de casi ocho meses, pero me vienen ahora a la mente al leer Correr embarazada (Desnivel Ediciones, 2016), de Mª Luisa Baena Reyes, atleta y colega de profesión. Lo rescaté el otro día de la pila de libros que tengo en la mesita de noche, tras decirme Francisco Aguilera que la maratoniana Estela Navascués está embarazada y le aguarda una maratón de nueve meses.

La olímpica en maratón Estela Navascués

 No sé si Estela va a seguir corriendo durante su embarazo, pero lo que nos deja bien claro Mª Luisa Baena en su libro es que se puede. Y no nos lo demuestra sólo con palabras, sino también con hechos, experimentando con su propia gestación.
¿Cómo voy a privar a mi bebé de todos estos "momentos de plenitud", de lo que siento y experimento cuando corro? Tengo que compartirlo con él. 
"La mujer atleta puede seguir siendo atleta durante su embarazo". Pruebas de esfuerzo, analíticas, entrenamientos guiados, supervisión de ginecólogos... aportan el rigor científico a estos nueve meses de disfrute deportivo.
 "No hagas esfuerzos", "no cojas peso" les dicen como si estuvieran enfermas, cuando ya en Esparta se promulgaba el ejercicio físico para las embarazadas como forma de resistir mejor los esfuerzos del parto y dar a luz niños sanos y robustos.
Evidentemente, tenemos que apoyarnos en los avances científicos y médicos de nuestros días, pero sin dejar contaminarnos por esa zona de confort y sedentario. A medida que pasan los años sufrimos un retroceso y no solo nos separan siglos ante el pensamiento filosófico y espartano, sino un estilo de vida que busca la comodidad y la calidad de vida basada en el descanso.
Entrenamiento semana 27, apreciándose gran volumen abdominal
Mª Luisa Baena Reyes, Correr embarazada (Desnivel Ediciones, 2016)

 En este diario de una atleta embarazada, como reza el subtítulo, encontramos tablas de entrenamiento previas al embarazo, así como las adaptaciones que se realizaron una vez embarazada, ceñido todo a las carreras de montaña, donde el disfrute y el contacto con la naturaleza son máximos. Sus páginas también reseñan los cambios fisiológicos que sufre la mujer en cada uno de los periodos de la gestación y, como no se trata de correr a lo loco, las recomendaciones, precauciones y beneficios del ejercicio para la madre y el feto, y los casos en los que la actividad física estaría contraindicada.

Mª Luisa Baena Reyes en su última prueba de esfuerzo

 Por último, Mª Luisa Baena nos habla de la experiencia de otras atletas que continuaron entrenando durante su embarazo: la fondista Paula Radcliffe, la estadounidense Alysia Montaño con la que abría esta entrada, la duatleta y triatleta pamplonica Ana Casares y nuestra conocida malagueña Beatriz Jiménez Tomé.

La atleta malagueña Beatriz Jiménez Tomé
Fotografía: J. Calderón y Álvaro Cabrera

 Me alegra mucho que su autora sea de Málaga y Licenciada en Educación Física, y que sea Ángel Gutiérrez Sainz, "mi" profesor de Fisiología de la Facultad de Ed. Física de Granada, el que aparezca en las fotos realizando las analíticas y las pruebas de esfuerzo* de Mª Luisa, garantía de rigor y seriedad en el estudio.
*al que acompaña en la 3ª prueba de esfuerzo la doctora Olga Ocón, ginecóloga y profesora de la Facultad de Medicina de Granada.

Ángel Gutiérrez Sainz controlando una prueba de esfuerzo a Mª Luisa Baena Reyes

 Este libro bien podría haber sido la tesis doctoral de Mª Luisa Baena, a la que, sin duda, habrían calificado con Sobresaliente cum laude.


 Y dejo para el cierre una frase de la autora, una cita para enmarcar: "Con las piernas es con lo que menos se corre".

Mª Luisa Baena Reyes con Leo, protagonista indirecto de este libro

jueves, 13 de abril de 2017

PARA LLORAR

Positivo por EPO de la keniana Jemima Sumgong en un control antidopaje fuera de competición. Estamos hablando de la mujer que ganó el año pasado el oro olímpico en la maratón de los Juegos de Río. Para llorar.

Jemima Sumgong en el podio de Río 2016

domingo, 2 de abril de 2017

ESPERANDO A GODOT EN LA 27 MEDIA MARATÓN CIUDAD DE MÁLAGA

No hace mucho el escritor Garriga Vela nos hablaba del dramaturgo Samuel Beckett desde las páginas del diario Sur, y nos recordaba la anécdota que unía una de las obras del irlandés con el Tour de Francia.
 En su tragicomedia más conocida, Esperando a Godot, aparecen dos hombres harapientos, Vladimir y Estragón, que aguardan en vano, junto a un árbol en el camino, la llegada de un tal Godot, personaje del que el público nunca llega a saber nada.
 Muchos espectadores o lectores creyeron que Godot representaba simbólicamente a Dios, y Vladimir y Estragón a las masas que esperan a un ser que jamás aparecerá. Sin embargo, Beckett siempre negó esta interpretación.
 Al igual que Garriga, "prefiero la  versión que cuenta que Samuel Beckett estaba un día al borde de la carretera para ver pasar a los ciclistas del Tour de Francia. Pasaron los corredores escapados y luego el pelotón, pero el grupo de espectadores que estaba a su lado permanecieron inmóviles. Beckett preguntó por qué permanecían quietos y uno de ellos contestó que esperaban a Godot. Godot era el ciclista más lento y también el más viejo, un hombre cansado que pasó al cabo de un buen rato y todos le aplaudieron".
 La mañana de la 27 Media Maratón Caixabank Ciudad de Málaga me acordé de esta anécdota, y me pregunté quién sería Godot en esta edición, quién seguiría dando zancadas en pos de la meta cuando hasta el penúltimo ya la hubiese atravesado. Aquí les dejo la respuesta.


27 Media Maratón Caixabank Ciudad de Málaga
26 de marzo de 2017
Vídeo grabado por Pedro Delgado Fernández


El Godot de esta edición fue Michael Boukhari Domínguez, quien, en un galante gesto, cedió el paso a su mujer en la línea de meta. Tras ello, celebraron la llegada con un romántico beso. Al rato, más repuestos del esfuerzo y con sus medallas conmemorativas al cuello, me cuentan que son de Fuengirola, que están casados y que él le regaló a ella la inscripción en la prueba por su cumpleaños. Es la primera vez que corren una media maratón, aunque suelen participar en carreras de 5 o 10 kilómetros. "Normalmente corremos en familia, llevando a nuestros hijos de 7 y 3 años en un carrito. Para ellos es una fiesta". Les pregunto si han entrenado mucho y me responden que "lo justo para terminar". "Terminar, que no es poco",  apostilla ella.

Noelia Sánchez Gómez y Michael Boukhari Domínguez
Penúltimo y último clasificado en la 27 Media Maratón Caixabank Ciudad de Málaga
26 de marzo de 2017 (Fotografía: Pedro Delgado)

 Michael Boukhari, del Club Triatlón Fuengirola y socorrista de profesión, fue el 5.534 de la general con una marca de 2h49'55". Y Noelia Sánchez, administrativa, la 5.534 con 2h49'54". Tras ellos cerraron la prueba las bicicletas de la organización*, igual que yo cierro esta entrada con las palabras del director y dramaturgo Alfredo Sanzol, que adaptó el clásico del Nobel irlandés en el Centro Dramático Nacional en 2013: "[...] (la obra) se acerca a cualquier momento de la vida. Pero ahora más que nunca, porque nos han puesto al borde de un abismo en el que todos los días parece que nos vamos a arruinar o, por el contrario, parece que nos vamos a salvar para siempre. Y precisamente de lo que Esperando a Godot se ríe es de que los personajes estén al servicio de la espera y no al servicio de vivir. Beckett nos recuerda que la vida es lo que está pasando y no lo que estamos esperando".

 Pues ya lo saben, sigan corriendo y culturizándose.

*Aunque me consta que después del cierre siguieron llegando atletas por su cuenta y riesgo.