sábado, 21 de marzo de 2015

BODAS DE PLATA

La boda de mis padres
 Concepción Fernández Quintana y Francisco Delgado Acosta
Iglesia de la Trinidad, 19 de enero de 1964, Málaga


Veinticinco años no son nada para mis padres, que el año pasado celebraron sus bodas de oro, pero para los organizadores de una prueba deportiva, veinticinco años son un mundo. Como se imaginarán, me estoy refiriendo a la Media Maratón Ciudad de Málaga, que mañana celebra sus bodas de plata.




 Me gustaría acompañar a los organizadores en un día tan señalado, y ver la salida y la entrada en meta de los atletas, pero esa misma mañana me voy de Viaje de Estudios con mis alumnos a los Pirineos (Port-Ainé), donde nos aguardan cinco días de esquí.

 El año pasado escribí una entrada en el blog acerca de la primera edición de esta prueba, un post que tuvo muchísimas visitas y cuyo enlace os anoto aquí por si no lo visteis en su momento. También os muestro un vídeo que ha conseguido el amigo Juan Sarria Cuevas sobre esa primera edición. Se grabó con una cámara beta, por lo que la calidad no tiene nada que ver con las grabaciones de ahora; aún así, resulta emocionante verlo.



http://pedrodelgadofernandez.blogspot.com.es/2014/04/la-i-media-maraton-ciudad-de-malaga.html



(Problemas para subir el vídeo. Intentaré solucionarlos lo antes posible)


 Suerte a los que corráis el domingo. Y un abrazo a los amigos de Málaga Sport, extensible a cuantos colaboraron con ellos en estas veinticinco ediciones. ¡Enhorabuena a todos por esas bodas de plata!

lunes, 16 de marzo de 2015

LA FAMILIA







Todos tenemos una familia formada por padres, hermanos, abuelos, tíos, primos, sobrinos y demás parientes; pero los que hacemos atletismo tenemos además otra familia formada por todos aquellos compañeros con los que hemos entrenado o competido a lo largo de los años. Una familia atlética que tiene su máximo exponente en la figura del club. Y traigo todo esto a colación porque la mañana del sábado nos reunimos los componentes del club CAIM (Club Atletismo Independiente Malagueño) para hacernos una foto de familia, pues la anterior ya había empezado a amarillear.


Club de Atletismo Independiente Malagueño (CAIM). Temporada 1981-1982


 Sobre el césped y las gradas de la Ciudad Deportiva de Carranque, y junto a los que cogieron el testigo para seguir llevando el club hacia adelante, posamos algunas viejas glorias (tirón de orejas a los que no vinieron) junto a gente joven que no deja de ampliar y transformar la familia. Aquí os dejo las fotos de la sesión y unos vídeos con el making off de la misma (ahora mismo falta uno que añadiré en cuanto me lo pase Guillermo).


Foto oficial del club CAIM (Temporada 2014/2015)
Ciudad Deportiva de Carranque, Málaga, 14-3-2015
Fotografía: José Javier Aranda


Club de CAIM (Ciudad Deportiva de Carranque, Málaga, 14-3-2015)
Fotografía: José Javier Aranda


                                  video


 Podéis ver más fotos en el siguiente enlace:
https://picasaweb.google.com/107871572638125434834/FotografiaOficial2015DelClubDeAtletismoIndependienteMalagueno?authuser=0&authkey=Gv1sRgCNO-tdyxhYnypwE&feat=directlink


 Y ya puestos y porque viene al hilo del título de esta entrada, os voy a recomendar una película de Ettore Scola, una maravilla que vi en el cine cuando la estrenaron en 1987 y que volví a ver anoche en DVD: La familia ( La famiglia ). Con cinco premios David de Donatello, el equivalente italiano a nuestros Goya, y una nominación al Oscar a la mejor Película Extranjera, La famiglia comienza con una foto familiar en la que un abuelo posa junto a un bebé recién bautizado, un niño que ya anciano volverá a fotografiarse con otro pequeño al final de la película, cerrando así el círculo. Entre medio, la historia de una familia burguesa a lo largo de ochenta años, y con ello un repaso a lo que aconteció en Italia a lo largo de buena parte del siglo XX. La amistad, el amor, el drama, la vida cotidiana con sus triunfos y sus fracasos, con sus encrucijadas y nuestras vacilaciones, el tiempo que pasa y una historia que podría ser la de cualquiera de nosotros.


Trailer de La familia (Una película de Ettore Scola)


sábado, 7 de marzo de 2015

WELCOME TO ITEN, CUNA DE CAMPEONES


Portada del libro de Raquel Landín sobre su aventura africana


Como apunta Arturo Casado en el prólogo, Iten, en Kenia, es el epicentro del fondo mundial, el lugar donde más corredores profesionales de media y larga distancia hay por metro cuadrado en todo el mundo. Nuestro campeón viajó hasta allí después de ganar el Europeo de 1.500 metros. Buscaba desentrañar el enigma, dilucidar el secreto, pero de su experiencia sólo saben sus familiares y amigos. Como él, son muchos los atletas que viajan hasta allí para realizar alguna concentración o para embeberse de la cultura atlética africana. Entre ellos algunos españoles, como Raquel Landín que realizó hace dos años el mismo viaje que Arturo Casado. Afortunadamente, la gallega sí plasmó sus vivencias en un libro: ALCANZANDO METAS. "Iten, valores que forjan campeones", recientemente publicado por la Editorial Deportiva Alto Rendimiento.

"Tenía tantas ganas de que llegase este momento, lo había imaginado de tantas formas, había leído tanto al respecto, ¿serían tantos como dicen?, ¿habría muchas chicas?, ¿cómo irían vestidos?, ¿habría muchos descalzos?, ¿qué tipo de entrenamiento harían?, ¿a qué ritmo irían?, ¿les importaría que me enganchara a sus grupos para correr?, ¿conseguiría aguantarles aunque fuera solo un rato?, ¿cómo serían los caminos por dónde correrían?..."

 Atleta, entrenadora y licenciada en Educación Física, Raquel Landín se plantó un buen día con su mochila en el Valle del Rif "para disfrutar del atletismo en su más pura esencia" y "ver en acción a los mejores atletas del mundo en su hábitad natural". Durante un mes, con actitud curiosa y los oídos bien abiertos, convivió con el generoso pueblo keniano. Corrió por los mismos senderos de tierra y arcilla roja que ellos; se alimentó de ugali, managu, chapati, leche, frutas y verduras frescas; hizo amistades; observó sus métodos de trabajo y compartió entrenamientos lastrada por esos 2.400 metros de altura. Luego, a la vuelta, se sentó a contarnos su experiencia. El resultado no es alta literatura (al libro le habría venido bien la revisión de un corrector de estilo), pero sí una crónica amena y sincera de su día a día en Kenia, aderezada con algunos momentos de reflexión que beben del mundo del Coaching, actividad a la que también se dedica la autora.

 Raquel llegó desde Nairobi a Eldoret (la ciudad más próxima a Iten) en uno de esos matatus* que no parten hasta que están llenos; y apretada en otro matatu pasó bajo el arco de bienvenida que cruza la carretera principal a la entrada de Iten: Welcome to Iten, home of champions. Allí se alojó en las instalaciones del centro de alto rendimiento de Lornah, donde se hospedan muchos corredores extranjeros.


Mo Farah y Paula Radcliffe junto al arco de la entrada de Iten, Kenia, la meca del atletismo
*Matatu: transporte público y popular en Kenia, normalmente furgonetas de nueve plazas, sin horario fijo de salida y llegada.


 Cerca de la frontera con Tanzania, y tan grande como Galicia, la región de Eldoret es la cuna de la tribu de los kalenji, la etnia de la que han salido los mejores corredores de Kenia. Por supuesto que también hay grandes corredores que pertenecen a otras tribus, como David Rudisah o los hermanos Konchellah (Billy y Patrick) que son masais o mi admirado John Ngugi que es kikuyu, pero la mayoría, como recoge Raquel, son Kalenji. De ahí que hayan dado nombre a una marca deportiva. 

"A pesar de solo representar el 0,001% de la población mundial, los Kalenji han ganado más del 70% de las medallas en carreras de larga distancia. En Kenia constituyen un diez por ciento de su población total, apenas 4 millones y medio de personas, eso es lo que llamo yo ser eficientes".

 Y hablando de marcas deportivas, hasta Iten llegan managers que ejercen de caza talentos para Nike, Adidas, Puma o Fila, y que cierran contratos de patrocinio y carreras por Europa o Estados Unidos. Así es como salen de Kenia muchos atletas en un viaje de ida y vuelta, pues cuando se retiran regresan a su país para invertir lo ganado en una granja con vacas y unas hectáreas que cultivar. Algunos incluso invierten antes de colgar las zapatillas, como el maratoniano Wilson Kipsang que ganó el año pasado en Berlín, Londres y Nueva York. Wilson Kipsang, el hombre que más veces ha corrido la maratón por debajo de 2h05', cinco en concreto, es el dueño del hotel donde Raquel fue a ver la retransmisión de la final femenina de maratón del Mundial de aquel verano (Moscú 2013).

"El dueño del hotel en este caso es el maratoniano Wilson Kipsang, 2h03'42, bronce en los JJOO de Londres 2012 además de ser el ganador de la maratón de Londres, Frankfurt o Lake Biwa. Puedes verle pasar mientras te tomas algo, él ha preferido no ir a Moscú, está preparándose para Berlín, quiere intentar batir el récord del mundo, que está en 2h03'38. Ganar en Berlín, independientemente de que haga récord, le aportará más dinero que acudir a Moscú y traerse el metal pesado brillante colgado al cuello. La Federación keniata, después de los éxitos en campeonatos internacionales, se queda con un porcentaje muy elevado del premio, por eso ha decidido centrarse en Berlín".

 La keniata Edna Kiplagat, que defendía título, ganó aquel mundial, y Wilson Kipsang batió el récord del mundo en Berlín con una marca de 2h03'23, aunque al año siguiente su compatriota Dennis Kimetto lo dejó en 2h02'57.




Edna Kiplagat en Moscú 2013 y Wilson Kipsang en Berlín 2013


 Raquel conoció en persona a Edna Kiplagat, pues tuvo la suerte de ser invitada a la fiesta de celebración que ésta dio en su casa al volver de Moscú. Durante su estancia en Kenia, Raquel también conversó con el atleta sudanés Guor Maker, nacionalizado estadounidense, cuya historia está llevando al papel el amigo Jesús Francisco Aguilera, y con Toby Tanser, un atleta islandés que creó la fundación Shoes4Africa para realizar proyectos humanitarios en el país, entre ellos la creación de un hospital infantil, y que se ha convertido en todo un personaje.


Toby Tanser


 Todos los corredores míticos de Kenia se iniciaron en el camino a las escuelas, corriendo descalzos esos cinco, diez o quince kilómetros que separaban sus casas de los pupitres. Y por supuesto que no lo hacían por gusto, sino por falta de transporte público, o de dinero para subir a él, o porque estos fuesen llenos y pasasen de largo como me sucedía a mí cuando estudiaba 2º de BUP en Martiricos y tenía que coger el 15. Después de una semana de llegar tarde a clases, por culpa del autobús que siempre iba abarrotado y no paraba, decidí ir a clases andando. 30 minutos de ida y otros 30 de vuelta a paso rápido. Quizás si hubiese ido a la carrera... Bromas aparte, el éxito de los atletas keniatas no es fruto de ese único hecho, sino de una suma de factores:

-El talento: tienen una tipología y unas capacidades innatas, a las que hay que sumar esas grandes distancias que desde pequeños tienen que recorrer  a pie para ir a la escuela.

-La motivación: el éxito deportivo visto como una forma de promoción profesional y social frente a la pobreza y a las duras condiciones de vida.

-El ambiente: entrenamiento a altitudes superiores a los 2.000 metros; circuitos naturales; alimentación sana y un gran apoyo y protección por parte del Gobierno.

-El entrenamiento: total dedicación al entrenamiento, que realizan en grupo con hasta 3 sesiones al día, prestando especial atención a los periodos de descanso (entre sesiones y al final de la temporada).

"Cada mañana en Iten, más de 1000 corredores copan sus calles a las 6 de la mañana cuando aún es de noche; su preocupación no es que haya luz o se puedan torcer un tobillo por esos caminos por los que solo les guía el recuerdo de cuando pasan por ellos en sus segundos entrenamientos donde la luz ya forma parte de sus zancadas. Su preocupación estriba en no perder ni una sola mañana de entrenamiento, saben que si no salen, muchos otros sí lo hacen y serán ellos quienes luego se alcen con sus sueños de convertir su nombre en otro nombre más keniano que recorra el mundo a zancadas de triunfos".



Vídeo promocional de Alcanzando metas (Editorial Deportiva Alto Rendimiento),
cuyas ventas irán destinadas a causas benéficas



altorendimiento.com