domingo, 23 de febrero de 2014

1997: EL AÑO QUE AGUSTÍN DIO LA CAMPANADA EN LA MARATÓN DE SEVILLA




Cada vez que se celebra la Maratón de Sevilla, me embarga una especie de melancolía, una añoranza de lo que pudo ser y no fue.

 Era 1997, y tanto Agustín como yo habíamos marcado en rojo el día 23 de febrero en el calendario, pues ambos habíamos decidido correr nuestra primera maratón en la ciudad hispalense. Para ello, por separados y desde septiembre, nos preparamos con ahínco, doblando sesiones y haciendo kilómetros por un tubo. Para el 24 de noviembre corrí la primera media de la temporada, la Media Maratón Internacional de Jerez, que gané con un tiempo de 1h 7'04" (2º y 3º fueron los portugueses Guerreiro y Mestre); luego, el 6 de enero, corrí los 20 Km de Espera, donde quedé 4º con 1h 2'38" (por detrás del portugués Calado, de Agustín Molina y de Mestre); el 12 de enero, en el test principal, los exigentes 25 km de la VIII Carrera Popular Ruta Carlos III Ciudad del Sol, quedé 3º con un tiempo de 1h 21'55" (1º fue Calado, 2º Juan Antonio Ortega, 4º Juan Vázquez, 5º Escalera, 6º el marroquí Abderrahim Oumaiz y 7º Miguel Ríos); y el 26 de enero ganaba el Campeonato Provincial de Cross por delante de Juan Vázquez y Agustín Molina. Todo parecía ir sobre ruedas, sin embargo, a los dos días de ese cross, a menos de un mes para la maratón, todo se truncó. Caí enfermo con anginas o faringitis y, con recaída incluida, me tiré doce días en el dique seco. Para cuando salí de la cama, sólo restaban catorce días para la Maratón y los primeros siete me los pasé rodando sin dejar de tomar antibióticos. Aún así, como era uno de esos atletas invitados por la organización, decidí presentarme en la salida, sin tener claro si iba a terminar o no la prueba.

 Aquella mañana calenté con Agustín. Y luego echamos a correr con la intención de bajar de 2h 20'. Corrimos juntos hasta cerca de la media maratón, entonces me dijo que iba a tirar para adelante y que me fuese con él. Miré el cronómetro, íbamos por debajo de 3'20" cada kilómetro. "Vamos bien, tira tú si quieres", le dije sabiendo que yo ya no era el mismo de hacía un mes. Agustín pasó la media maratón en 1h 9'15", y yo en 1h 10', acompañado por Juan Vázquez que corría su tercera maratón. Por delante de nosotros todavía iba un pequeño grupo de atletas y lejos de éste, a más de dos minutos, el keniata John Mutai. En aquel momento, viendo que podía mantener el ritmo de las dos horas veinte, decidí seguir corriendo y terminar la prueba. Mientras tanto, Agustín, poco a poco, fue alcanzando al grupo, que ya no era grupo sino una hilera de corredores desperdigados por las calles de Sevilla, y después, más pensando en asegurar el segundo puesto que en alcanzar al keniata (al que ni siquiera veía), siguió solo hacia adelante. Fueron los gritos de ánimo del público al doblar cada esquina, ese "Corre, corre, que lo tienes ahí", ese "Corre, corre, que lo coges", ese "Corre, corre, que va muerto" los que le hicieron apretar los dientes en los últimos kilómetros, los que le hicieron plantearse que la prueba empezaba allí. Agustín vio a Mutai al entrar en la Avenida de La Palmera, a cien metros de distancia, iba K.O., casi trotando, así que aumentó el ritmo y lo adelantó. Era el último kilómetro, y aún así tuvo tiempo de meterle un minuto y cuatro segundos de ventaja en la línea de meta, una cinta que arrastró con el pecho brazos en alto, con un grito exultante de alegría y un crono de 2h 17'43". Fue el triunfo de un albañil de 29 años, que trabajaba en el Ayuntamiento de Fuengirola, sobre un granjero keniata, el triunfo soñado de todo debutante. Tras Mutai llegaban el marroquí Fikry (2:19:30), Miguel Ríos (2:19.55), Jorge Juan Sempere (el vencedor de la anterior edición), Juan Vázquez (2:20.19) y el sueco Ulf Olsson. Mientras que yo, descolgado de Vázquez poco más allá del kilómetro 25, perdía fuelle en la última parte de la prueba y entraba el décimo con un tiempo de 2h 24'16".

 Para mí, nuestro debut aquel domingo reflejó lo que es la cara y la cruz de este deporte. De ahí esos sentimientos agridulces. Por un lado, la satisfacción y el orgullo porque un amigo ocupase lo más alto del cajón, y por otro la tristeza por la convicción de que, de no haber sido por la enfermedad, podría haberlo acompañado en aquel pódium.

Agustín Molina con el dorsal 1423, Sempere con el 2 y Pedro Delgado Fernández con el 1904
XIII Maratón Ciudad de Sevilla, 23 de febrero de 1997


 A las tres semanas, el 16 de marzo, buscando resarcirme, corrí la Maratón de Barcelona, pero el cuerpo no es una máquina y sólo pude hacer 2h 24'26", diez segundos por detrás del crono de Sevilla. Entré en meta el 14º de la general y el 6º de los españoles. A partir de entonces, decidí no obsesionarme y seguir el consejo de Rainer María Rilke, ese poeta que tanto amaba Ronda, quien decía que "El verano llega. Pero sólo llega para los que saben esperar. Tan tranquilos y abiertos como si tuvieran la eternidad por delante". Y afortunadamente ese "verano" llegó en 1999, cuando gané la Maratón de Badajoz, pero eso ya forma parte de otra historia, quizás de otra entrada.

P.D.: Juan Vázquez tuvo también su estío en 2001, cuando ganó en León la Maratón Toral de los Vados, repitiendo luego en las maratones del Campeonato del Mundo de veteranos celebradas en San Sebastián y Rímini en 2005 y 2007, y ya con la friolera de 49 años, en la I Maratón Ciudad de Málaga en el 2010.



Para ampliar la información sobre la XIII Maratón de Sevilla:
http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1997/02/24/082.html

4 comentarios:

  1. Saludos y un abrazo amigo Pedro. Lo primero darte la enhorabuena por tu blog en el que compartes tus experiencias y la de otros atletas de aquella época, la nuestra. En esta entrada sobre la maratón de Sevilla, me haces recordar aquellos días en los que muchos pensamos "que pelotazo" había dado el amigo Agustín...De hecho, tú sabes la cantidad de crosses y de medias que hacíamos juntos, pero nunca nos decidimos por la maratón. Para eso hay que valer¡¡¡ Y de hecho ese día Agustín tocó el cielo...Me has hecho tener recuerdos y añoranzas de aquellos tiempos, de entrenos, de universitarios, etc...Que sepas que aquí me tienes si necesitas documentación, fotos y clasificaciones de esos años, y por tu paso durante años por Granada. De hecho, ya lo estoy compartiendo en facebook, pero veo que te haces duro en este tema jejeje...Bueno saludos a todos los malagüeños y a tí en particular...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría reencontrarnos a través de este blog. Fueron cinco maravillosos años los que estuve viviendo en Granada. Estudiaba en el INEF (Instituto Nacional de Educación Física) y entrenaba en sus instalaciones y en la pista de atletismo del Estadio de la Juventud. También en los paseos universitarios y en las mismas calles de la ciudad, en la que dejé muy buenos amigos (y entre los cuales te incluyo). Supongo que a lo largo de la vida futura de este blog irán apareciendo imágenes y vivencias de aquella época. Me estoy acordando ahora mismo de los éxitos deportivos con la Universidad de Granada en los campeonatos universitarios, de las millas, de las competiciones en pista..., y de tantos y tan buenos atletas granadinos con los que tuve la suerte de compartir vivencias. Y por supuesto que sería estupendo poder contar con todo ese material para hacer algunas entradas. Mi correo es pedrodelgadof@gmail.com, así que, a falta de facebook puedes contactar allí conmigo. También en google +.
      Volviendo a la entrada, comentar que a Agustín aquella maratón le cambió la vida, pues en el Ayuntamiento de Fuengirola lo pasaron de la sección de Obras a la de Deportes, con lo que pudo compaginar mucho mejor su actividad profesional con los entrenamientos.
      Un abrazo desde Málaga, extensible a todos esos amigos que dejé por aquellas tierras granadinas.

      Eliminar
  2. MUY BUENAS A TODOS Y COMO AL GRAN PERI POR ACORDARSE DE MI EN ESTA ENTRADA PARA HABLAR DE LA MARATON DE SEVILLA ,ME GUSTARARIA DAR LAS GRACIAS A MUCHA GENTE QUE HIZO QUE UN HUMILDE CORRREDOR POPULAR SE DIERA A CONOCER EN UN GRAN EVENTO COMO EL MARATON DE SEVILLA ,EL PRINCIPAL MI GRAN AMIGO Y PEDAZO DE ENTRADOR RAFAEL MORALES(GRACIAS CANIJO)SIN EL SEGURO QUE NO ESTARIA PUBLICANDO ESTO.COMO NO MIS COMPAÑEROS DE ESA EPOCA DE ENTRENOS ,CEREZO,ESCALERA,CASTA,TOLOX,MIGUEL RIOS (TAMBIEN ME AYUDO UN MONTON EN CIENTOS DE POPULARES JUNTOS Y COMO NO EN EL IBEROAMERICANO DE MARATON EN BRASIL COMPAÑERO DE FATIGAS EN MUCHOS SITIOS)MIS DOS GRANDES COMPAÑEROS DE ENTRENOS PEDRO DELGADO Y JUAN VAZQUEZ(ANDA QUE HICIMOS POCAS TIRADAS MALAGA -CAMPANILLA)Y COMO NO AL PEDAZO DE CLUB NERJA(GRACIAS ENRINQUE)SIN ESTE GRUPO UN SERVIDOR NO FUESE LOGRADO NUNCA ESE GRAN TRIUNFO.ESE ENTORNO QUE ME RODEO DURANTE TANTOS MESES DE ENTRENO Y SUFRIMIENTO , SACO DE MI EL MEJOR CORREDOR QUE LLEVABA DENTRO Y SE PUDO LOGRAR ESE GRAN TRIUNFO.
    DESDE AQUI OS DIGO QUE LOS SUEÑOS SE HACEN REALIDAD CUANDO TU PONES ESA GRAN ILUSION DE ENTRENAR Y LOGRAR TUS OBJETIVOS ,NUNCA TE RINDAS Y INTENTA CONSEGUIR TUS METAS.SEGUIR ESTE PEDAZO DE BLOG Y COMENTARLOS CON LOS AMIGOS ,VAIS HA DISFRUTAR MUCHO DE ESTE DEPORTE TAN BONITO,"ATLETISMO"MUCHAS GRACIAS PERI,GRAN ATLETA PERO MEJOR PERSONA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gusto leer tu comentario, Agustín. Los comentarios le dan vida al blog y si éste viene de parte del protagonista de la entrada pues imagínate, mejor que mejor. Ya sabes que el aprecio es mutuo. Una de las cosas grandes que tiene este deporte es que convierte a los rivales en amigos de por vida.
      Un abrazón.

      Eliminar