martes, 7 de enero de 2014

EL EXPRESO DE LA UNIÓN



Obra de Lucía Rodríguez Vicario, óleo sobre tela 35x27, 2005
Colección particular de Juan Sarria Cuevas


Hubo un tiempo remoto en el que los corredores recibían un apodo: Paavo Nurmi era El Finlandés Volador por su zancada elegante y liviana, mientras que Emil Zátopek era La Locomotora Humana por ese ritmo asincopado que imponía, similar a las antiguas locomotoras que avanzaban a tirones. Normalmente, aquellos apodos los inventaban los periodistas que glosaban sus hazañas o el público que asistía a los estadios y a los campos, a esos circuitos cerrados que no conducían a ninguna parte más allá de la victoria o la derrota.

 En mi época de atleta eso de los apodos ya estaba en desuso. Lo mantenían los mayores pero, salvo excepciones como el Cabrilla o el Taca-Taca, no eran apodos relacionados con el atletismo sino que hacían referencia a la labor que desempeñaban en su vida diaria (el Carnicero, el Profesor, el Pescadero, el Ferralla, el Legionario...), al mote que arrastraban del pueblo (el Pan duro, el Guinda...) o al del capricho de los demás atletas (el Cigarrón, el Diablo, el Tejero, el Oxidado, el Olímpico, Muslo Pollo, Antonio el de Torremolinos, Miguel el viejo, el Canica, el Romano, el Sonrisas, el Cisne, el Cuqui...).
 A veces, el apodo también alcanzaba a algún entrenador, como al Petete, por aquello del Libro gordo que todo lo sabe; pero a los nuevos simplemente nos despachaban añadiéndole el artículo determinado a nuestro nombre (por más que en el colegio nos hubiesen repetido aquello de que delante del nombre propio no se pone el artículo) o convirtiéndolo en un diminutivo.

 En casa, la familia me llama Peri desde siempre. Mi abuelo materno, que también se llamaba Pedro, decía que ese era un nombre muy serio para un niño pequeño y que mejor me decían Peri; así que los muy allegados o los que conocen a mi familia se dirigen a mí por Peri, aunque para el mundillo atlético yo era El Pedro o Pedrito.

 Me crié en calle La Unión, junto a las vías del tren, y de pequeño solía corretear con mi bicicleta entre los montículos de tierra y los matojos que había donde ahora se encuentra el campo de fútbol. También me encantaba jugar entre los mercancías y las pirámides de piedras sueltas que transportaban, así que el pitido de las locomotoras, el traqueteo de las ruedas de los vagones y el chirrido de los frenazos aún están en mi memoria; igual que la sensación que experimenté en la I "Maratón" C.C.D.R Renfe, cuando enfilé la calle La Unión en busca de la meta. Los vecinos se habían congregado en las aceras y muchos estaban asomados en los balcones, entre ellos mi madre que me jaleaba desde el balcón. Para el que no conozca la calle La Unión, les diré que es una de las más largas de Málaga, así que pueden imaginarse mi satisfacción cuando la recorrí entre los aplausos de mis vecinos, imaginando que algún día (yo tenía 16 años) se referirían a mí con el más bonito de los apodos: El Expreso de la Unión.

 Era julio de 1982, el año del Naranjito, y la prueba la organizaba el amigo Manolo Sarria y el Centro Cultural Deportivo y Recreativo de la RENFE. Aquella carrera popular por el barrio la ganó Juan Sarria Cuevas, seguido de Juan Jiménez García y Rafael Castillo.


Juan Sarria Cuevas en calle La Unión, a pocos metros de la casa de mis padres y de proclamarse vencedor de la I "Maratón" C.C.D.R Renfe, con su entrenador Miguel Ángel "Petete" animándole.

 Yo no recuerdo cómo quedé en la general, pero sí que fui el primero de mi categoría (Juvenil), por lo que recibí un trofeo de manos de Manolo Sarria (hermano de Juan Sarria), quien aún no se había hecho famoso como humorista con el Dúo Sacapuntas. 


Pedro Delgado Fernández, 1º Juvenil en la I Maratón C.C.D.R Renfe
Málaga, julio 1982

 Estas dos fotos son ya historia del atletismo malagueño, pues la prueba no volvió a realizarse más, dando paso, al año siguiente, a la I Media Maratón C.C.D.R Renfe, la cual salía de mi calle para ir hasta Campanillas por la Colonia Santa Inés y regresar al punto de partida por la carretera de Cártama, lo que me permitió sentir la misma emoción más veces. La carrera se realizó hasta 1989.

 En 1991, bajo el nombre de Media Maratón Ciudad de Málaga, Manolo Sarria retomó, con Málaga Sport, la organización de la prueba, pero con salida y llegada en la ciudad deportiva de Carranque. La carrera, que en 2014 hará su 24º edición, cambió a lo largo de los años su recorrido, incluso el lugar de salida y meta, pero lo que no cambió fue el buen hacer de sus organizadores que se han ganado a pulso el prestigio del que goza la prueba, y a los que les mando desde aquí un gran saludo.


P.D.: Acabo de acordarme de otro apodo lindo. El que tenía el amigo Espárraga: El Etíope Blanco.

7 comentarios:

  1. Historia viva del atletismo malagueño retratada en una sola entrada. Genial. Aunque yo llegué al atletismo más tarde cada imagen y palabras que has enunciado me han despertado muchos de mis mejores recuerdos. Yo siempre recordaré cómo te mirábamos y nos asombrábamos al ver a un malagueño que había fichado por Joma. Increíble ...pero cierto.

    Un abrazo Peri y enhorabuena por tu espacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Francisco. Realmente emociona saber que una entrada pueda despertar tantas sensaciones. Y qué época la del Joma. Fichar por ellos fue como hacerlo en fútbol por el Real Madrid o el Barcelona. Qué buenos recuerdos...
      Un abrazo para ti y otro fuerte para tus padres y tu hermana Cecilia, historia viva también del atletismo malagueño.

      Eliminar
  2. Muy bueno, amigo. Está muy bien eso de ir conociendo historias que a los que empezamos a correr más tarde que tú nos muestran el atletismo malagueño y como van cambiando las cosas. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manolo. Espero poder seguir sacando tiempo para contarte más historias. De paso te anuncio que estoy preparando una entrada sobre la "moda" de correr descalzo o con chanclas minimalistas, así que aparecerás por ella.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Juan Sarria, siempre atento al blog, me envía un recorte de prensa del día siguiente de la carrera, del que os anoto los siguientes datos:
    Distancia: 6.950 metros.
    Tiempos de los tres primeros de la general masculina: 22'45", 23'05" y 23'10".
    En la general femenina las tres primeras clasificadas fueron:
    Elena Fernández Rojo (32'56")
    María del Carmen García González (35'42")
    Isabel Fernández Rojo (37'50")

    También me comenta Juan que la entrada está siendo muy vista por esos facebooks de dios, así que gracias a todos los que estáis compartiéndola, comentándola o pinchando en el "Me gusta". Yo no tengo facebook, así que os animo a dejar también vuestros comentarios en el blog.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Acabo de leer esta entrada de hace 3 años. Lo que en ella cuenta Pedro me llena de nostalgia: ¡Yo también corrí esa I "Maratón" C.C.D.R Renfe. He revisado mis notas (guardo registro de todas las "competiciones" en que he participado desde que empecé a correr en la 1ª edición de la carrera de El Corte Inglés" en el año 1979) y leo que la carrera se celebró el 3 de julio de 1982, que tenía una distancia de 7km, que la corrí en 26m20s, a 3,47 min/km y que hice el puesto 17. Yo tenía 34 años y me suenan muchos de los nombres de atletas que de forma exhaustiva menciona Pedro; quizás le falta uno, un veterano, Santiago al que apodaban "el Fontanero".
    Yo, atleta de menor nivel que el de la mayoría de ellos, me sentía orgulloso simplemente con estar junto a ellos aunque sólo los viese en la salida. Yo era de los atletas a los que gritaban "¡Calle 1!".
    Un recuerdo a todos esos atletas , por supuesto al autor de la entrada, "El Expreso de la Unión".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, José Luis. Y añadiré "el Fontanero" a la lista de apodos.
      El por qué del apodo de Miguel "el Viejo" lo has explicado muy bien en el comentario que has dejado en la otra entrada.
      http://pedrodelgadofernandez.blogspot.com.es/2017/03/incombustible-el-atleta-mas-veterano-de.html
      Un abrazo.

      Eliminar